miércoles, 29 de septiembre de 2010

DE VANGUARDIA...

Literatura vanguardista


La literatura vanguardista engloba todas aquellas obras escritas al final del siglo XIX y principios de siglo XX que quieren cambiar el estilo imperante hasta entonces. No es un movimiento sino un conjunto de movimientos que tienen en común las ansias de modernidad y el deseo de renovación y experimentación formal. Esta literatura participa de la fascinación por el progreso y las máquinas que influirá también al arte abstracto.
El futurismo

Un movimiento destacado dentro de la literatura vanguardista ver ser el futurismo, que propugnaba unas obras centradas en los adelantos técnicos, en la velocidad, como signos característicos de los nuevos tiempos. Filippo Tommaso Marinetti fue uno de sus líderes más destacados.

Tuvo éxito sobre todo en poesía, con poemas escritos en infinitivo, sin muchos signos de puntuación, alabando las máquinas y la guerra (hecho que lo convirtió en el arte oficial del fascismo) y alterando la sintaxis natural de la frase para provocar extrañeza.

Algunos autores destacados de este movimiento fueron Josep Vicenç Foix, Joan Salvat-Papasseit o Ramón Gómez de Serna.
Ultraisme

El ultraisme se puede considerar una evolución del futurismo o una oposición al modernismo que todavía se cultivaba. Rechazaba la ornamentación excesiva en el arte, que escondía el esencial del mensaje, y proponía imágenes síntesis de varias metáforas, para multiplicar su poder de sugerencia.
Tuvo mucho peso en España y Llatinoamerica, donde destaca el papel de Guillermo de la Torre.
Cubismo

El cubismo fue un movimiento nacido a las artes pictóricas, donde se hacían cuadros basados en figuras geométricas. Su adaptación a la literatura supuso una nueva atención al aspecto gráfico de los textos, el papel de los espacios en blancos, de la tipografía...
Guillaume Apollinaire fue uno de los principales cultivadores de este movimiento, con invenciones como la del caligrama, que daría a la poesía visual. En Cataluña, el máximo exponente es Joan Brossa
Creacionismo

El creacionismo defendía que no había separación entre el arte y la realidad, puesto que el artista, con sus textos, creaba nuevas realidades igual que podría hacer Dios. Todo y la coincidencia de nombre, no se tiene que confundir este movimiento literario con la teoría sobre la creación de la Tierra.
Vicente Huidobro fue uno de sus máximos exponentes. Escribió textos llenos de metáforas sorpresivas y seres fantásticos
Dadaisme

El dadaisme supuso un paso más en la destrucción de las formas antiguas. Liderato por Tristan Tzara, proponía abolir todas las convenciones artísticas, hacer obras antiartístiques, rechazando la belleza, alabando la violencia y aquello escatològic. Se aprecia en este movimiento una fuerte influencia de la Primera Guerra Mundial.

Las obras dadaistes también se preocupan del aspecto gráfico, incluyendo varios materiales en el texto, llamando a la rebelión y la destrucción con un nihilismo extremo. Su nombre viene de dato, una palabra sin sentido, primitiva.
Surrealismo

Para muchos el surrealismo se tiene que considerar apart de las vanguardias, es una de sus evoluciones. Otros, pero, lo engloban dentro de esta corriente por su afán trencador.
El surrealismo reivindica la escritura automática y la inclusión del mundo del sueño para hacer obras de arte realmente originales. La auténtica literatura tiene que salir del yo más profundo, sin control racional (siguiendo las teorías de la psicoanálisis). Por eso los textos surrealistas están plenos de imágenes imposibles y humor

No hay comentarios:

Publicar un comentario